71.- Buenavista. B. Alta. Amapolas y palmeras.

El columpio que me llevaba,Buenavista. Palmera
me traía y de nuevo ahora
me eleva a su follaje,
es la misma certeza
que bajo su fresca caricia
adquirí en la fugaz infancia:
Esta es mi casa.
Cuna de dioses mitológicos,
árbol de vida, hija del mar
en los reinos antiguos,
la rosa de los vientos
que un millón de sueños al joven
señaló en todas direcciones.
Sin embargo hoy,
tiene una difícil tarea,
cargando el saco del cansancio
duro se me hace el juego,
imposible alcanzar
con el propio impulso la brújula
de sus hojas abiertas siempre.
 

Aquiles García Brito. “Phoenix Canariensis”. En La voz Mirada, Ed. Idea-Aguere, 2011.

Óleo/lienzo. 1991

 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aquiles Javier García Brito y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s