88. Buenavista. Palmera.

Buenavista palmera
Todo el azul de julio esta mañana,
toda la luz y a estas horas eternas de blancura,
El silencio de las cosas invitan a callar,
a detenerse quedo en cada sombra.
Ni un solo pájaro rompe el aire,
ni una pisada quiebra la calma ensimismada.
La dulce claridad pone halo en los árboles
y en esa nube solitaria que se deshace en la distancia.
Quizás baste tan sólo soñar estos instantes
para que se manifieste el milagro de ser libres,
libres al fin, con la verdad a solas.
 
Victor Marín González.
Óleo a espátula/ lienzo. 33 x 19. 2003. 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Victor Marín González y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s